Menu

Certificado vegano V-Label

En los últimos años se ha incrementado el número de productos de consumo que son identificados como veganos o vegetarianos. Cada vez es más frecuente, en tiendas y supermercados, encontrar productos que llevan la etiqueta vegano o que incluso en su nombre aparece la palabra vegano o vegetal, pero que constituyen a veces publicidad engañosa, puesto que incluyen algún ingrediente, algún aditivo E, o alguna vitamina de procedencia animal. Así, al igual que existen productos veganos que no se marcan como tal (debido a que no es necesario ya que contienen un solo ingrediente, como el té; o bien porque la marca no lo desea), encontrar algunas de estas etiquetas, poco fiables en tanto que no oficiales, no nos asegura que lo que estamos comprando efectivamente se ha creado sin utilizar ningún producto de origen animal.

Como identificar un producto como vegano/vegetariano es tan simple como imprimir en su etiqueta esta palabra, o algún símbolo que lo identifique como tal, no es una garantía de su origen, ni tampoco de su calidad. Sin embargo, actualmente se nos ofrecen garantías.

 

¿Qué es el V-Label?

 

El sello V-Label o Certificado V-Label, es el sello que nos asegura que lo que estamos comprando es efectivamente vegano o vegetariano, puesto que dicho certificado no puede incluirlo ninguna empresa libremente, sino que exige seguir un proceso de acreditación serio y riguroso. Las empresas deben pagar una cuota de licencia anual y una cuota única por cada inspección que pasen.

Por muchos motivos, dicho sello ofrece a las personas consumidoras la fiabilidad total a la hora de identificar productos tanto veganos como vegetarianos:

Es una etiqueta que debería aparecer en los productos veganos y vegetarianos que consumimos, si queremos tener la seguridad de que efectivamente estamos comprando productos en los que no se ha utilizado materia prima animal. Ya que el sello indica que el producto ha tenido que seguir un riguroso proceso de inspección conforme a una serie de criterios estandarizados, asegura que el producto que lo ostenta es, sin lugar a dudas, vegano o bien vegetariano.

Los criterios estandarizados del sello son los que se aplican, de manera estándar, a nivel internacional, por lo que podemos dejar de lado la preocupación de que cada empresa etiquete sus productos como le convenga, en base a criterios propios que no garantizan nada.

¿Cuáles son estos criterios? Responden a la definición que se estableción en la 12ª Conferencia de Ministros de Protección al Consumidor celebrada el 22 de abril de 2016.

El sello nunca se aprueba para aquellos productos que contengan: azúcares procesados con huesos carbonizados de animales, productos lácteos en los que se use cuajo animal, jalea real, colorantes hechos a partir de ingredientes animales (como el extraído de la cochinilla), subproductos de matadero, sustancias portadoras o aditivos de origen animal, grasas de pescado, partes de peces u otros animales marinos, clarificación con sustancias de origen animal (como la gelatina, el pescado, etc), aromas de origen animal (con la excepción de aromas con base de leche en los productos vegetarianos) y huevos que no sean de aves (como el caviar).

En cuanto a las trazas, el proceso de producción debe asegurar que no se contaminan los productos vegetarianos y veganos con ingredientes de origen animal. En este sentido, los criterios de V-Label establecen una contaminación máxima y no deliberada del 0’1%, (1gr/kg).

Vegetariano: productos que no contienen ni animales, ni partes de estos en ninguna de las etapas de producción, pero sí aquellos que son creados con la ayuda de animales vivos y derivados de animales.

Vegano: productos que no contienen animales o partes de animales en ninguna de las etapas de producción. No son creados con la ayuda de animales, ni tampoco contienen productos derivados de ellos. Para que un producto pueda obtener la V-Label con el sobrenombre de “vegano” no puede contener sustancias de origen animal como: cera animal, miel, lácteos, huevos, colorantes animales, clarificación con sustancias de origen animal (p.ej. clara de huevo) ni sustancias o aditivos de origen animal.




Con este sello, las empresas destacan sus productos para ayudar al público consumidor a identificarlos con un solo golpe de vista, de manera que le ahorra esfuerzo y tiempo. Sin embargo, ojo, ya que existen dos etiquetas V-label: la pensada para productos veganos indica “vegano”, mientras que la de productos vegetarianos pone “vegetariano”. Si no nos fijamos, podemos confundirnos. Con todo, las ventajas son enormes, debido a que si encuentras un producto marcado con este certificado podrás olvidarte de leer las etiquetas, buscando algún ingrediente animal indeseado: no lo encontrarás, y en el caso de los ingredientes que ofrecen dudas, el mayor quebradero de cabeza de las personas que optan por una alimentación vegana/vegetariana, tienes la seguridad de que se ha utilizado el de origen vegetal.

Además de un sello que garantiza el origen, V-label es un sello de calidad, ya que de manera inevitable las empresas deben ser transparentes, esto es, informar y dar cuenta del origen de los ingredientes de sus productos, por lo tanto es 100% fiable.

Este certificado se debe renovar, lo que se traduce en que los productos que lo llevan son controlados regularmente por organismos independientes de las empresas que los producen. De producirse algún cambio en la receta o los procesos de producción de los alimentos con el sello V-Label, se llevará a cabo una nueva inspección para garantizar que todavía cumple con los estándares.

 

¿Cómo se obtiene el certificado vegano oficial?

 

Este certificado depende de la empresa con sede en Suiza V-Label GmbH, que coordina la etiqueta V-Label internacionalmente. La V-Label es una marca reconocida internacionalmente, registrada en 1996.

A nivel europeo existe la European Vegetarian Union (EVU), que se trata de la promotora detrás del certificado V-Label. Esta es una organización que promueve la colaboración y cooperación entre numerosas organizaciones europeas relacionadas con el veganismo y el vegetarianismo.

En España existen La Unión Vegetariana Española (UVE), una asociación sin ánimo de lucro que se fundó en el año  2003 para promover el estilo de vida vegetariano y divulgar sus beneficios, tanto para la salud humana, como para el bienestar animal y para el medioambiente en general.

Para aquellas empresas o particulares que deseen obtener el certificado V-Label, existen dos maneras de contactar: por teléfono o a través de su formulario de contacto, que podréis encontrar en su página web oficial.