Menu

Soja texturizada

La soja es una legumbre muy polivalente, lo que la convierte en un alimento que suele ocupar un lugar central en la alimentación de muchas personas veganas. Además de las propias habas, que se pueden consumir cocidas como cualquier otra legumbre, se obtienen de ella una gran cantidad de derivados. Algunos de ellos son muy populares, como el tofu y la leche de soja; y otros son, quizás, menos conocidos, como el tempeh, el miso, el aceite de soja, la harina de soja, lecitina de soja y salsa de soja. Además de estos existe un derivado que es, sin duda alguna, el que mejor hace de “sustituto” de la carne, por su alto contenido proteico, hecho por el que se la conoce popularmente como carne vegetal, esta es: la soja texturizada.

La soja texturizada es un alimento que se consigue a través de un proceso de descascado y desengrasado de las habas de la soja, que da como resultado un producto cuyo contenido en proteínas es de aproximadamente el 50% (¡el doble del que contiene que la carne!). Si bien su aspecto y tonalidad no son muy atrayentes, puede utilizarse, con sabroso resultado, en la elaboración de multitud de platos como albóndigas, salsa boloñesa, milanesas, nuggets, lasañas, canelones, hamburguesas, fajitas, chorizos, empanadillas, guisos, berenjenas rellenas, etc.

Soja texturizada fina

Aunque con pequeñas variaciones según las marcas, los formatos más comunes son: soja texturizada fina, soja texturizada gruesa, filetes y medallones de soja. Al tratarse de un producto que se comercializa deshidratado es necesario hidratarla, sumergiéndola en abundante agua, al menos media hora, excepto para guisos, donde la hidratación ya se produce durante la cocción. Hay que tener muy en cuenta que la soja texturizada aumenta, una vez hidratada, hasta el doble de su tamaño, dato importante a la hora de calcular las cantidades que se van a utilizar. Esto es, en parte, lo que la convierte en un alimento tan económico.

Finalmente, en lo referente a sus valores nutricionales, además de su ya mencionado alto contenido en proteínas, la soja texturizada es rica en fibra, baja en grasas y contiene minerales como hierro, calcio, fósforo y potasio en altas proporciones.

Se trata por tanto de un alimento muy rico y saludable, al que podríamos dar la oportunidad de sorprendernos, tanto si seguimos una alimentación vegetal, como si no. Conseguirla es tan fácil, como buscarla en herbolarios, tiendas biológicas, algunos supermercados o bien en tiendas online. En España, podrás encontrar soja texturizada fina a buen precio en cualquiera de las tiendas de la cadena de supermercados Mercadona.

Síguenos en Facebook