Menu

Piel de plátano, una alternativa a la carne

El plátano o banana, es una de las frutas con mayor popularidad en todo el mundo. No es de extrañar ya que se trata de un alimento con un buen aporte nutricional. Cada 100 gramos de plátano contienen 1,2 gramos de proteínas, 3,4 gramos de fibra, 350 mg de potasio, 38 mg de magnesio, 28 mg de fósforo y 0,6 gramos de hierro. Por si fuera poco, apenas contiene grasas ni calorías. Todo esto convierte a la banana en un alimento válido para prácticamente cualquier momento del día, formando parte de un buen desayuno, un almuerzo, una merienda, o bien como postre.

Los plátanos destacan también por las propiedades positivas que tienen para nuestro organismo. Al ser rico en hidratos de carbono, su aporte en energía rápida es muy alto. Es por ello que un gran número de deportistas, sobre todo tenistas, los ingieren para recuperarse después de hacer ejercicio a alto nivel.

En lo que se refiere a la salud, la fibra que aportan los plátanos ayuda a regular el tránsito intestinal y evita el extreñimiento, y su alto contenido en potasio contribuye a regular la presión arterial y al correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Los datos anteriores hacen referencia únicamente a la parte interior del plátano, ya que su cáscara es desechada o destinada a otros fines al no ser considerada comestible. Sin embargo, cabe decir que se está cometiendo un error, ya que su aporte nutricional es muy similar al del fruto. Además, en los últimos años se ha descubierto que la cáscara de los plátanos tiene efectos anticancerígenos y antioxidantes debido a su contenido en carotenoides y polifenoles.

La piel de los plátanos, en concreto su parte interior, ha tenido siempre usos diversos que probablemente nunca habías pensado. Entre otros muchos, sirve para eliminar el acné, dar brillo a los zapatos, pulir los objetos de plata, blanquear los dientes, aliviar las picaduras de insectos, quitar las verrugas, limpiar y abrillantar los muebles, reducir el dolor de cabeza, humectar la piel seca y servir de mascarilla para el cabello.

Recientemente, la piel de plátano se ha hecho popular en Internet como sustituto de la carne gracias a una bloguera vegana de origen canadiense, Melissa Copeland, la creadora de los blogs de temática vegana Cilantro & Citronella y The Stingy Vegan. Es en este último blog es en donde ha dado a conocer una receta que se ha convertido en viral, en la que elabora un sándwich estilo pulled pork usando piel de plátano como imitación de la carne de cerdo:

 

 

Pero aunque parezca algo nuevo y sorprendente, el hecho de utilizar la cáscara de los plátanos en la cocina no es algo que haya hecho por primera vez Melissa Copeland, ya que como ella misma reconoce en su blog, esta práctica es frecuente entre las comunidades veganas de países como Venezuela o Brasil. Además, en otros lugares del mundo como en la India y en algunas zonas del sudeste de Asia, donde la banana es apreciada por su aporte nutritivo, es frecuente guardar la piel para utilizarla como ingrediente en algunas recetas de cocina.

En Brasil se ha popularizado tanto el uso de la cáscara de los plátanos como sustituto de la carne, que se utiliza para recetas de lo más variopinto. El más similar a la receta propuesta por Melissa Copeland para su blog es el sándwich de Casca louca, que es la alternativa a un sándwich popular en el país sudamericano, conocido como Sándwich de Carne Louca. En sintonía con la creación de alternativas a la gastronomía tradicional basada en la carne, también se elaboran platos como hamburguesas, albóndigas y filetes.




La próxima vez que comas un plátano piénsatelo bien antes de tirar su piel, ya que no solamente estarás tirando comida, sino que además estarás generando un residuo innecesario al que podrías dar un mejor uso. Eso sí, mejor que utilices plátanos orgánicos o ecológicos, ya que por norma general aquellos plátanos que son vendidos en la mayoría de tiendas y supermercados han sido tratados previamente con quitosano, y por lo tanto no son veganos. El quitosano es una sustancia que se pulveriza sobre los plátanos con el fin de frenar su proceso de maduración durante el mayor tiempo posible. Se trata de una sustancia obtenida a partir de la quitina, un compuesto natural que se haya en el exoesqueleto de crustáceos como gambas, cangrejos o langostinos.

Si este artículo te ha sorprendido gratamente, debes saber que el plátano no es la única fruta que puede ser utilizada como sustituto de la carne, sino que existen otras como la jackfruit, que destaca por ser la fruta más grande del mundo y por tener una textura muy similar a la de la carne. Si quieres saber más acerca de ella y sobre como cocinarla puedes leer nuestro artículo llamado Jackfruit, “la carne vegetal”.