Menu

Leche vegetal

En los últimos años ha aumentado tanto la oferta como el consumo de las bebidas vegetales, hecho que se ha reflejado en la reducción del consumo de leche de vaca y otros derivados. Según informa la FENIL (Federación de Industrias Lácteas), en España el consumo de leche ha caído a partir del año 2000 con un descenso de más del 25%.

En las casas se consume menos leche de vaca, pero también se refleja fuera del hogar:

Si observamos los ingredientes de numerosas marcas de chocolates, galletas y otros productos de bollería, podemos ver que no es tan frecuente el uso de leche o mantequilla en sus ingredientes, sino lecitina de soja y otros derivados, quizás a causa de las intolerancias o alergias que puede producir en las personas intolerantes.

Además, afortunadamente, hoy podemos encontrar bebidas vegetales en casi todos los supermercados, e incluso en las cafeterías es posible tomar cafés y batidos hechos a base de bebida vegetal, sobre todo de soja o de avena, que son las más populares.

Leche de almendra de la marca Silk

A juzgar por las cifras aportadas por FENIL, parece evidente que cada día más personas deciden sustituir la leche de origen animal por una alternativa vegetal, ya sea por una cuestión de ética animal o bien por motivos de salud, puesto que hace tiempo sabemos que el ser humano es el único animal que sigue consumiendo leche una vez pasado el período de lactancia. Además, numerosos estudios relacionan su consumo con el cáncer de próstata, de ovarios, de mama y otras enfermedades, como ya comentamos en nuestro artículo Los seis mitos más repetidos sobre el veganismo.

Aunque parece que muchas personas pueden pasar gran parte de su vida sin tener,-o quizás sin notar-, ningún efecto adverso derivado de la intolerancia a la lactosa, muchas otras ya han sustituido la leche de vaca por leche sin lactosa o han empezado a consumir leche de soja, la más conocida de las bebidas vegetales. Por parte de profesionales de la medicina y la nutrición, en muchas dietas bajas en grasa, es habitual recomendar el consumo alguna otra bebida vegetal, cualquiera que sea, debido al alto contenido en grasa de la leche de vaca.

Este puede haber sido, quizás, un factor determinante en el aumento de consumo de las bebidas vegetales, en especial de soja. Sin embargo, muchas personas también son alérgicas a la soja, aunque eso no supone un problema en la actualidad ya que existe una amplísima variedad de alternativas: arroz, avena, almendra, avellana, coco, alpiste, quinoa, espelta, sésamo, nueces, cáñamo e incluso de chufa, que en España recibe el nombre de horchata, muy popular recientemente en Reino Unido.

Aunque en principio todas estas leches son vegetales, muchas pueden no ser veganas debido a las vitaminas con las que son enriquecidas. Hay que tener especial cuidado con aquellas que contienen vitamina D y no especifican de que tipo concreto es, porque aunque la vitamina D2 es vegana, la vitamina D3 puede no serlo, debido a que puede tener origen vegetal o ser extraída de la lana de las ovejas. Esto mismo es aplicable a muchos otros alimentos como galletas o cereales que contengan vitamina D y tampoco especifiquen su origen.

Si eres una de esas persona que ha probado la leche de soja y su peculiar sabor no te convence, quizás debas probar otras alternativas, como soja con chocolate, con vainilla, café, y almendra con coco. Están riquísimas y son muy saludables. Puedes encontrar las leches vegetales en todos los supermercados españoles, aunque eso sí, unos tienen más variedad que otros.