Menu

Por qué la cerveza no es vegana ni vegetariana

En artículos previos ya hemos tratado los motivos que convierten a la sidra y el vino en bebidas alcohólicas no aptas para personas veganas ni vegetarianas. En el presente artículo informaremos, nuevamente, acerca de otra bebida alcohólica, quizás una de las más populares en todo el mundo: la cerveza.

Aunque actualmente cuenta con versiones sin alcohol, la cerveza​ es una de las bebidas alcohólicas más antiguas de la historia de la humanidad. Sus orígenes se remontan hasta hace miles de años antes de nuestra era. Actualmente sabemos, gracias a los hallazgos arqueológicos, que fue producida por civilizaciones tan antiguas como la sumeria o la egipcia, y que desde entonces ha sufrido una evolución considerable, que ha derivado en la cerveza que se consume hoy en día.

La cerveza se elabora principalmente a partir de cuatro ingredientes: cebada (es el principal cereal utilizado), agua (alrededor del 90% de su contenido), lúpulo (es la planta que le da su sabor amargo) y  levadura (organismos unicelulares). Si tenemos en cuenta que ninguno de los ingredientes citados anteriormente tiene origen animal,  la cerveza debería ser, en principio, apta para quien sigue un estilo de vida vegano o vegetariano.

 

Entonces, ¿cuál es el problema? ¿A qué se debe que tu cerveza favorita no sea vegana?

 

Hasta la Revolución Industrial, la cerveza se producía siguiendo procedimientos 100% artesanales. Sin embargo, con la transformación de la sociedad acaecida con la industrialización, la población pasó a situarse, mayoritariamente, en núcleos urbanos. Debido a que la cerveza pasó a ser un producto de consumo habitual por parte de las masas populares, surgió la necesidad de producirla en grandes cantidades.

Las cervezas de Estrella Galicia son veganas

En consecuencia, la conversión de la cerveza en un producto industrial requirió la aceleración de su proceso de elaboración. Este hecho provocó que a partir del siglo XIX se empezase a utilizar cola de pescado, un “ingrediente” que reduce considerablemente el tiempo necesario para su clarificación.

La clarificación es un proceso que se lleva a cabo entre la fermentación y el embotellado. Con este proceso se busca que cualquier residuo o sedimento que haya quedado en suspensión, sea arrastrado hasta el fondo del barril para poder obtener una cerveza más limpia y con mayor transparencia. Hacerlo de manera natural, esperando a que estos elementos indeseados caigan por su propio peso, atrasaría demasiado el ritmo de producción industrial. Por este motivo, el uso de agentes clarificantes como la cola de pescado supuso un avance importante para la industria cervecera.

La cola de pescado, también conocida como isinglass, se extrae de la vejiga natatoria de diferentes peces, como el esturión, el barbo, carpa y el bacalao. De ella se obtiene una sustancia rica en colágeno, que al añadirlo a la cerveza, se une con las células de levadura en solución y otros sedimentos, atrapándolos y haciendo que se precipiten en el fondo del barril. Con ello, se forma el llamado poso y se “limpia” la cerveza. Para este mismo proceso también se emplea la gelatina, que como ya hemos dicho en nuestro artículo sobre las gominolas veganas, tiene origen animal.




 

¿Por qué entre los ingredientes no figuran la cola de pescado ni la gelatina?

 

Según la normativa vigente que se encarga de regular el etiquetado de las cervezas y otras bebidas, no es obligatorio incluir estos componentes clarificantes en las etiquetas, porque lo consideran un agente y no un ingrediente. Aún así, a pesar de que tanto la gelatina como la cola de pescado se utilizan para limpiar la cerveza, queda siempre alguna partícula de estos compuestos en el producto final.

Asimismo, es evidente que cualquier alimento o bebida que utilice productos animales durante su elaboración o los contenga en su resultado final, no puede ser considerado vegano.

 

¿Cómo puedo saber si una cerveza es vegana?

 

Generalmente, los productos aptos para el consumo vegano contienen en sus etiquetas algún certificado de garantía, como es el caso del Certificado V-Label dentro de la Unión Europea. Sin embargo, esto no sucede siempre: aunque una cerveza no tenga certificado, ello no implica que no se vegana, ya que tenerlo o no depende del interés de la marca que la produce.

Certificación V-Label

Certificado vegano V-Label

Desgraciadamente, existen todavía prejuicios en contra de los productos veganos y vegetarianos, motivo por el que muchas empresas deciden no solicitar dichos certificados, evitando lo que consideran “mala publicidad“.

En cuanto a las cervezas que se comercializan en España, las marcas Estrella Galicia, Heineken, Alhambra, CruzcampoSuper Bock, Amstel y Buckler, garantizan, a pesar de que no incluyen ningún sello o certificado en sus envases que así lo demuestre, que no se utiliza ningún componente de origen animal durante los procesos de elaboración de sus cervezas. Por otra parte la marca BrewDog, que también se comercializa en territorio español, indica en la etiqueta de sus botellas que son aptas para consumo vegano.

Si tienes la curiosidad de saber si tu marca de cerveza favorita, la que sueles consumir, contiene algún componente de origen animal, puedes contactar directamente con la marca para preguntarlo, o bien consultar la web Barnivore, que ofrece una base de datos muy completa con este tipo de información sobre de cervezas, vinos, licores y otras bebidas como la sidra.

Para España, puedes consultar la relación completa de cervezas con su información (vegan friendly / unknown / not vegan friendly) haciendo clic aquí.

Síguenos en Facebook