Menu

“Castor oil” y “castóreo”, ¿qué son?

Leer las etiquetas de todos los productos es algo que una persona vegana hace constantemente cuando pretende hacer algo tan simple y cotidiano como comprar en una tienda o en un supermercado. Cada etiqueta no se lee una sola vez, si no que a veces hacen falta hasta cuatro o cinco comprobaciones para asegurarse de que los productos no contienen ningún ingrediente o compuesto que pueda tener origen animal.

El problema radica en que hay productos básicos de consumo, como pueden ser cosméticos o productos de aseo, en donde aparecen una serie de componentes con nombres “científicos” que desconocemos totalmente. En estos casos, la solución pasa por adquirir aquellos que garanticen en su embalaje que son aptos para personas veganas, pero no todos lo indican a pesar de que no sean experimentados en animales o no contengan ingredientes de origen animal, porque muchas empresas consideran todavía que declarar veganos a sus productos puede desfavorecer su venta.

Entre todos los ingredientes, hay dos que causan especial confusión debido a que se trata de un falso amigo, tan parecido al nombre de un animal en español. Se trata del castor oil y del castóreo, dos ingredientes que recuerdan a los castores. Existen comunmente dudas de si son aptos para consumo vegano por el temor de que hayan sido extraídos de estos roedores.

 

¿Qué es el castor oil?

 

Uno de los componentes que más llama la atención en el etiquetado de ciertos productos y crea sopresa es el castor oil. Infinidad de personas creen que se trata de “aceite de castor”, y enseguida descartan adquirir ese producto que lo contiene. La confusión proviene de que muchas de las etiquetas están escritas en inglés y la palabra castor es un falso amigo, término que hace referencia a la palabra que posee una fonética y/o grafía similar en varios idiomas, pero que denota conceptos diferentes. En inglés, el animal que se conoce en español como castor, se le denomina beaver, y aquello que se conoce como castor en español sería ricino. Por lo tanto el castor oil es aceite de ricino, no aceite de castor.

El ricino es un arbusto de tallo grueso y leñoso del cual, mediante el prensado de sus semillas, se obtiene un aceite que se utiliza en la fabricación de cosméticos, además de otro tipo de productos como pinturas, lubricantes, lacas o pinturas. Su origen 100% vegetal lo convierte en un ingrediente totalmente apto para las personas veganas.

 

¿Qué es el castóreo?

 

A pesar de que el castor oil no tiene nada que ver con estos animales, los castores no están libres de crueldad animal. Además de ser víctimas de la industria peletera, de ellos se extrae también el castóreo, que es una secreción de sus glándulas anales -que en ocasiones debido a su ubicación se mezcla con pequeñas cantidades de orina- altamente oleosa y con un olor muy pronunciado. Esta secrección, que los castores emplean para el acicalado de su propio pelaje, tiene diferentes usos industriales.

En perfumería, el castóreo es utilizado para la elaboración de cantidad de perfumes debido a su alta capacidad de fijar y dotar de matices a las fragancias.

En la industria del tabaco, el castóreo se emplea durante el proceso de fabricación, para potenciar tanto el sabor como el olor de los cigarrillos.

En la industria de la alimentación, el castóreo se utiliza también a menudo, tras un proceso de depuración, como un aditivo alimentario formando parte del sabor a vainilla que se añade a diferentes alimentos, a bebidas y a dulces como los helados y yogures de vainilla o algunos chocolates. Al presentarse bajo la etiqueta de “aroma natural” es imposible identificarlo en las listas de ingredientes de los productos que lo contienen, salvo que aparezca indicado con un asterisco o entre paréntesis, aunque esto raramente sucede.

Sin embargo, en caso de duda, lo mejor que puedes hacer es contactar con el servicio de atención al cliente de la empresa que produce y comercializa el producto en cuestión. Otra opción es consumir solo productos que garanticen ser aptos para consumo vegano mediante alguno de los certificados veganos, como por ejemplo el Certificado vegano V-Label de la Unión Europea o el de la Vegan Society.

Síguenos en Facebook