Menu

¿Sabías que los condones no son veganos?

Se estima que cada año son utilizados en todo el mundo unos 10 mil millones de preservativos masculinos. Esta cifra elevada no resulta una sorpresa, si tenemos en cuenta su importancia a la hora de mantener sexo seguro, ya que son el único método anticonceptivo que además de evitar embarazos no deseados, asegura, con un escaso índice de error, que nos libremos del contagio de enfermedades de transmisión sexual.

El uso de preservativos no es algo nuevo, ya que se remonta al menos ata la época el Antiguo Egipto, dónde eran elaborados con la vejiga e intestinos de diferentes animales. Ya en épocas más recientes de nuestra historia, es cuando se produce una evolución destacable en este producto, y aparecen condones creados a base de caucho en 1855. Posteriormente, en 1920, aparecen los creados con látex, que son los que hoy conocemos y utilizamos mayoritariamente, a excepción de las personas alérgicas al mismo.

A pesar de ser un producto de uso frecuente, muy poca gente sabe que la mayoría de los preservativos no son aptos para personas que siguen un estilo de vida vegano. Esto es así no solamente porque estén testados en animales, hecho que tiene nefastas consecuencias para ellos; sino porque, en primer lugar, existen algunos que todavía se fabrican a partir de intestino de cordero, y en segundo lugar, porque la gran mayoría de condones de látex incluyen habitualmente entre sus componentes un producto que tiene origen animal llamado caseína.

Preservativos veganos de la marca Glyde

La caseína es una proteína derivada de la leche que tiene la función de conseguir que el látex de los preservativos tenga una mayor elasticidad y, al menos en teoría, una textura más suave y agradable. Sin embargo, a pesar de ser un componente fundamental de los condones, las marcas no están obligadas a indicarlo entre sus ingredientes. Este hecho implica que no tengamos garantías de estar comprando preservativos veganos, puesto que no se explicita. Lo mismo sucede, lógicamente, para aquellas personas que son intolerantes a la lactosa.

Aunque probablemente estés utilizando un producto no vegano sin ser consciente de ello, no tienes por qué conformarte con esta situación, porque existen marcas que sí lo especifican claramente en su etiquetado.

Las alternativas a los condones tradicionales son muchas, como por ejemplo los populares preservativos de la marca Glyde, fabricados en látex de caucho natural y extracto de cardo. No contienen parabenos, talco, caseína ni ninguna otra sustancia de origen animal. Además son cruelty free, no testados en animales y cuentan con Certificado ético y con la aprobación de la Vegan Society (Sociedad Vegetariana). Su precio es asequible y disponen de diferentes tallas, colores y sabores. Puedes conseguirlos en algunas farmacias y en esta tienda online.

En España la marca Confortex vende sus preservativos y lubricantes 100% veganos desde hace más de 15 años. Ninguno de los productos que comercializa tiene origen animal ni es testado en ellos. Los condones no contienen caseína y se fabrican con látex de caucho natural.

En su catálogo disponen de tres tipos de preservativos: Confortex Nature, el modelo clásico de preservativo; Confortex Fresa, lubricado con aroma a fresa; Confortex Forte, su modelo ultraseguro que se hace con látex de caucho de mayor espesor. Podrás encontrar todos estos modelos, junto con su gel lubricante natural, en esta tienda online.

Síguenos en Facebook